sábado, 5 de noviembre de 2011

Carache Estado Trujillo

" ES UN PERSONAJE MUY  INTERESANTE LA SRA CHAVELA. ES IMPOSIBLE CONTENER LAS LÁGRIMAS AL LEER SU HISTORIA. NO CABE DUDA QUE SU VIDA FUE UN  EJEMPLO A PESAR DE SU CONDICIÓN PSÍQUICA. ENSEÑÓ QUE EN LA  PARA SER LIBRES NO ES NECESARIO TENER
TANTAS COSAS. POR OTRA PARTE, ME HACE RECORDAR LA VIDA DE JESÚS DE
NAZARET EXPRESADA EN EL EVANGELIO, PUES ÉL ANDABA CON LOS ARAPIENTOS
Y MÁS POBRES DE LA SOCIEDAD DEL ENTONCES. A CHAVELA NO LA CONOCÍ, NI CONOZCO CARACHE; AUNQUE SOY TRUJILLANO, PERO QUIERO DARLES LAS GRACIAS POR HABERLE DADO UNOS
DÍAS FELICES Y DE AMOR; SOBRE TODO POR HABERLE PERMITIDO MORIR
DIGNAMENTE. DIOS BENDECIRÁ ETERNAMENTE A QUIENES LE AYUDARON. MUCHAS
BENDICIONES A TODOS.  ATENTAMENTE.
REVERENDO JOSÉ GREGORIO GONZÁLEZ. CARACAS, VENEZUELA " 


Isabel Guédez, Mejor conocida como “Chabela” nació en Carache en el caserío Al Morro cerca de La Cochinera, Parroquia Carache, Municipio Carache del Estado Trujillo.
Se desconoce la fecha de nacimiento, su padre: Juana Guédez y Juan Bracamonte, tenía dos hermanos una hembra y un varón.
Cuando era una joven trabajó como domésticas en varias casas de familia del pueblo del pueblo de Carache y cuenta quien en las conocieron ese entonces que era muy eficiente y responsable  en su labor. Luego después  de un periodo de tiempo, aun siendo joven comenzó a sufrir trastornos mentales y una vez que fallecen sus padres y no habiendo quien se ocupara de ella, comienza su peregrinar… a deambular por las calles del pueblo de Carache sin hacerle daño a nadie, pero si ella, fue víctima de  maltrato callejero y en muchas ocasiones agredida física y verbalmente por muchachos tremendos que se aprovechaban de su condición humana y frágil.
El vestuario que usaba era andrajo y lo harapos, elaborados por ella misma  quien remendaba con pedacitos de tela que recogía por las casas, usaba un rodete, guayuco y un saco donde llevaba consigo pedazos de vela, fósforo, café, agua, lata y potes donde cocinaba y calentaba los alimentos que le daban en alginas casa de familia que ella frecuentaban, en esto fue muy selectiva.

(Izquierda)Celina Pacheco dialoga con Chabela  



Ella Hacía fogones en determinado sitios del pueblo, entre ellas la Quebrada Vitarú tenía como costumbre ampararse en los Zaguanes de algunas  casa para comer y quizás   descansar de sus larga caminata; pero ella no andaba sola, la acompañaba su perro, que fue su guardián y fiel amigo hasta el final.
Un Fogón de Chabela en el Sector "Santa Ediviges"


Por las noches ella dormía en el hogar de la Sra. María Eugenia Cumaná, en el sector Virgen del Rosario quien generosamente le ofreció hospedaje durante 40 años. De allí salía a las 6:00 de la mañana y regresaba a las 6:00 de la tarde a excepción de los días lluvioso que llegaba más temprano porque le tenía mucho miedo a la lluvia y a los truenos, al llegar de la calle le daba a la señora María Eugenia, una locha o un medio y una vela, como recompensa a su hospitalidad y esta se lo tenía que aceptar, porque de lo contrario “Chabela”  se molestaba y amenazaba con irse de la casa a dormir en la calle nunca aceptó dormir en una cama, sino en unos cartones en el suelo  y se arropaba con bolsas de Harina o Cemento.
Ella cargaba agua en latas de Manteca y lo vendía por una locha, fue una mujer con gran sentido de Fe  a pesar de su  trastornos de salud mental cumplía con sus  responsabilidad religiosa y cristiana, asistía a la misa los Domingos y la Fiestas de Guarda como lo manda la  Santa Madre Iglesia, en estas ocasiones, la vestimenta que usaba, no era la misma que llevaba a diario usaba vestidos, zapatos y se pintaba (esto lo hacía en las décadas de los años 60, 70,80).
Sus enfermedades más padecida era dolor de cabeza y de muela; usando para el dolor de cabeza espelma derretida en un papel y de lo amarraba en la cabeza, para el dolor de muela acostumbraba amarrase el dedo gordo del pie derecho con cabuya, no le podía faltar mentol Vaporud, el cual usaba para untarse en la cabeza.




 A raíz de notar en ella, que presentaba grave problemas de salud de Hemorroides, que sangraba y se quejaba y ya no andaba vestida con sus harapos, la Señora Yolanda González, toma la iniciativa para ver que se podía hacer por mejorar sus condiciones de salud y vida, hace el planteamiento al padre Francisco Linares Párroco de la Iglesia San Juan Bautista de Carache y a las Señoras de la Cofradía de Nuestra Señora de Coromoto, en víspera de su festividad y se llega a la conclusión de que es conveniente de rescatar a este ser humano… De la calle y del abandono que vivió durante tantos años, de allí que de inmediato se hace el contacto con la señora Tarcila Cumaná, hija de la señora María Eugenia Cumaná y ella expresa su preocupación, por el estado de salud de “Chabela”  y agradece el apoyo que se le ofrece, ya que ella sola no podía hacer mayor cosa; es así que uniendo esfuerzo y voluntades se inicia el rescate de “Chabela”, la dignificación de este ser que durante años deambulando por las calles de Carache, calificándose como “Personaje Popular”, pero que nunca se le brindó la debida protección como ser humano merecía y a la cual tenía su derecho.
Chabela en los espacio del Hospital Dr Rafael Quevedo Viloria
Se procede a la acción el día 03 de Septiembre de 2003,” Chabela” es trasladada al Hospital Dr. Rafael Quevedo Viloria en la Ambulancia de los Bomberos  del Municipio Carache que también se sumo al gesto de solidaridad con esta humilde y gran mujer. 
Una vez valorada queda hospitalizada para recibir tratamiento a sus problemas de salud que padecía; mientras tanto La Pastoral  Social y la Cofradía de Nuestra Señora de Coromoto quienes han asumido este compromiso con Dios y la Santísima Virgen, inician el trámite para su traslado al Ancianato, donde ingresa el día 19 de Septiembre de 2003. 


Ella fue la protagonista y pionera de la puesta en marcha de la Casa del Adulto Mayor “Juan Bautista Meléndez”, que funciona bajo el patrocinio de la Fundación Carache Primero, presidida por el Ing. Cesar Ponce y Coordinada por la Sra. Aida Pérez, quienes junto al personal que allí Labora, una loable y admirable labor en pro del Adulto Mayor.

Padre Francisco Linares acompaña a Chabela
Ing. Cesar Ponce ,niños,visitante con Chabela




Allí vivió durante los últimos 15 meses de su vida; esta reclusión cambio radicalmente la vida de “Chabela”, ya que se acostumbra a dormir en cama, a comer sentada en la mesa compartiendo con las personas que allí  iban a comer, a bañarse, y hacer uso de las instalaciones sanitarias, contó con la atención  de cinco mujeres contratadas y pagadas por el Padre Francisco Linares, quienes con amor y esmero cuidaron de ella y le hicieron grata su permanencia en ese hermoso lugar.
Isabel Guédez “Chabela”, dela de existir a consecuencia de una Neumonía el día 09 de Diciembre del 2004.                                                                                                                                          ________________________________Yolanda González



Yolanda Gonzáles entrega a Chabela
Medalla "Nuestra Señora de Coromoto"


Aida Pérez con Chabela En la Misa Dominical
Chabela venera al Santo Sepulcro en el templo San Juan Bautista de Carache.
El nuevo Vestuario de Chabela fue diseñado por Lady Chuquer quien con amor esmero y amor cuido conjuntamente con 4 madres hicieron grata su permanencia en la Casa del Adulto Mayor Juan Bautista Meléndez de Carache.


Ronald Vargas Muralista

Ramón Fuentes Muralista

Mural de Chabela en La Casa del Adulto Mayor "Juan Bautista Melendez"Carache


“El Gañan” Año 2 Numero 15. Noviembre 14 de 1990 Carache
Compañera de su sombra…
   
   Va por ahí, ella no sabe de horas, ni de días, ni de fechas, sabe de soles duro, duros como sus callos que le sirven de zapatos, en sus andares interminables. “Chabela”, por este nombre la conocemos todos  y es que su nombre es un signo legendario del pueblo de Carache, único escenario de su vida, por eso va por cada calle,  sintiendo suyas las aceras,  por donde va dejando las diversas cargas, para irlas recogiendo de vuelta en vuelta.
   En algún lugar descansa, algo come, silenciosa cuida, con enormes celos su maleta de harapos, como si allí guardara lo único  necesario para seguir viviendo, en su vejez  silenciosa, raramente interrumpida por sus frases balbuceantes y sus débiles lloriqueos.
   Su edad es desconocida, pero sus pasos cansados dicen de sus largos años que con ayuda del sol, ha ido pintando sus canas. Duerme  bajo un escaso techo, con latas viejas, y todos los días  baja a Carache, en busca de monedas, de trapos y peroles viejos, como una niña para jugar a la comadre, en los solares, a diferencia de que su juego   es doloroso e implacable porque nunca termina…
   Ella sigue caminando  y su sombra va estampándose de pared en pared, sin que a nadie le duela aunque todos los sientan, con sus pies descalzos, en su cuerpo  a medio vestir se asoman sus pechos, como esos frutos, zocatos, que a ningún niño calmaron la sed porque presionados por el tiempo, no pudieron madurar. “Chabela” es parte simbólica de la historia de Carache, es uno de ese personaje que son pedazos del pueblo. En su marcha interminable, entre sus infinitos harapos, no sabremos nunca que pedazo de Carache guarda… y así, como ella, otros muchos van por ahí en un deambular que no termina sin atención y sin amparo de nadie, para ellos, las calles son el más seguro refugio.
“El Gañan” Año 2 Numero 15. Noviembre 14 de 1990 Carache
                        

          En el ámbito cultural, “Chabela” en vida y post mortem es una temática e inspiración para los  poetas, pintores, tallistas, artesanos, disfraces … de Carache, las razones son múltiples, y entre las resaltantes son: porque usaba ropa que llamaba la atención por sus bordados tan elaborados de retazos tejidos por ella, la  desidia de muchos años, recuerdos de las infancias, “la incógnita  de su edad “que  personas de 84 años recuerdan conocerlas ser mayor que ellas, la tradición oral de jóvenes y adultos se han permanecido  en el tiempo, vivir con escasos medio, por la fe Cristiana y Mariana entre otros… a continuación se expone varios trabajos cultural:
Disfraz de “Chabela” Participante de
 Carnavales de Carache: Luisa Rodríguez 2011 












Chabela en vida fue pintada al óleo  por Rafael Grateriol,  Rafael Hernández, Tito Godoy,Otilia … para  familias en Carache  y una talla de madera policromada  de la colección  Rafael Segundo Gonzáles .
Chabela fue expuesta en oleo y talla en la  Muestra de Artistas locales : “450 Años de Carache, Una Historia Eclesial” 2010   Coordinada por Padre Ali Saul Rondón  
 “Chabela Joven” Autor anónimo 


Oleo: Carlos Rodríguez Arrieche

- 2011. IX Muestra Plástica Homenaje a Omira Lugo Trujillo Museo Salvador Valero  Trujillo Venezuela
-2012 Obra Seleccionada para conformar la Exposición Itinerante en el Estado IX Muestra Plástica Trujillana. Expuesta en  La Casa  de la Diversidad Cultural  Santa Ana, Foro Bolivariano de Valera,  Museo Trapiche Los Clavos  Boconó.  Museo Comunitario de Santiago.
 Auspiciado por Museo Salvador Valero Ministerio del Poder Popular para la Cultura. Universidad Los Andes NURR Sociedad de Amigos del Museo Salvador Valero  Trujillo Venezuela

Disfraz individual ganadora 2015


Poemas para “Chabela”




Titulo: Chavela
Autor: Prof. Flaviano Serrano. Cronista 1997 Dirección de Cultura Alcaldía

CHAVELA
(Personaje Popular de Carache)

Por las calles del poblado
Con un bojote de trapos
Arrastrando los harapos
Al cuerpo bien sujetado
Colgando de su costado
Chavela toda confusa
Va cargando una marusa,
Cual fuese su mudanza
Mendigando en cada andanza
Medio real la pobre ilusa.

Harapienta descalcita
Chavela y su cargamento
Camina al paso del viento
Trémula la pobrecita,
Deambula siempre solita
Por las calles, por atajos
Por caminos enredados
Y una mirada ¿Quién sabe?
Divagante como el ave,
En tanto roe sus migajos.

Anda de un lado a otro lado
Chavela semi desnuda,
Casi no habla, va ella muda,
Con su cuerpo marchitado
Por el sol todo quemado
Mientras su paso aligera
En pos quizás  de una acera
Que la sombra le dará,
Y un mendrugo ahí comerá
La menuda pordiosera




Pero tras esos harapos
Y esa mochila mugrienta
Hay un ser que Dios alienta,
Un alma que no son trapos
Un corazón no de capos;
Más si, nobles sentimientos,
El instinto de vivir
Aunque su magro sufrir
Se oirán  en sus lamento.

Una vez la vi llorando
Ante una lluvia copiosa
Chavela estaba nerviosa
La pobre estaba temblando
Como en algo recordando
Al ver la lluvia caer
Gemía la pobre mujer,
Con temerosa mirada
Cual si una mala jugada
Le recordaba llover.

Hoy te saluda Chavela
Con la pluma del romance
Tal vez mi verso te alcance
Donde te encuentres Chavela
Tal vez llegue esta espinela
Y honre tu humilde memoria,
Y una página en la historia,
Con el trajín de tu vida,
Llenes criatura querida
Para cubrirte de gloria








Carache, 21 de Julio de 1997
Prof. Flaviano Serrano


Autora:
María Auxiliadora  Rodríguez Briceño

Del pueblito muy cercano
a Carache llego  un día
sin pensar lo que iba hacer
 mucho menos donde iba
con su cuerpo algo desnudo
 poca ropa le cubría
con su rostro entristecido
por los golpes de la vida.

Por la calles de Carache
Recorría sin cesar
Con sus pies todo descalzos
y tus tiras sin quitar
tu pañueleta en el pelo
nunca te podía faltar

Te decían ¡Buenos Días!
 Chabelita!¿cómo estás?
contestaba tartamuda
Denme mi Maltita ya
y si tienen una locha
me la pasan para acá
en tu almohada la velita
nunca te podía faltar
y la sal en tu bolsita
no dejaste de guardar

Siempre ibas a la Iglesia
Sin dejar de comulgar
con la mirada de la gente
que supiste respetar

Al Hospital recorrías
y llorabas sin cesar
“me duele la cabeza,
me duele la cabeza”
Denme mi sellito ya
y si tienen un Mentol
me lo traen para acá







Titulo:
Las  Anécdotas  y Costumbre de Chabela



Conociste gente buena
que supieron ayudar
donde quince mes te fuiste
fundadora de tu hogar
esta casa de  viejitos
nunca podrán olvidar
este rostro de Chabela
Que supieron respetar.

A nuestro Padre Francisco
un día dijiste allá
de la Casa del Anciano
a la Playa me iré ya

En tu vida hubo gente
que te supo valorar
María Eugenia Cumaná
posada te  daba ti
Cesar Ponce preocupado
nada te dejó faltar
ya que fuiste la ancianita
consentida de tu hogar

Y esas damas muy honestas
siempre te quisieron ayudar
y cuando a la tumba te fuiste
no dejaron de llorar 
 de tu casa no te has ido
siempre existirás ahí
el ancianato entristecido
no se olvidará de ti

De Carache y de su historia
no lo podemos negar
como no tenías dinero
familiares inconsciente
nunca te quisieron ayudar 

María Rodríguez 2004
Expuesto en la II Edición del Premio Único "El Dìa del Poeta Venezolano"
Municipio Pampán 2011


























Titulo:CAMINABA
Autor: Wilmer Alexander Barreto

Caminaba, caminaba
y todo el pueblo ella lo andaba.
Debajo del puente su fogón miraba
en agua de café caliente probaba.
Dame medio
al ver la gente pronunciaba
para comprar su chimó
que nada le costaba,
en toda bodega se lo regalaban
aquella mujer
que el pueblo caminaba.
Su cocida ropa impresionaba
Porque era a su gusto que diseñaba
en unas bolsas la llevaba.
Una mujer de edad desconocida,
y sus tristezas callaba,
el nudo que se hacía en los dedos
no la traicionaba
de día y de noche ella lo cargaba.
Al pasar el tiempo
una enfermedad la molestaba
fue a visitar una casa
donde mucha gente la esperaba
con cariño y afecto
que no imaginaba.
Su felicidad era tan corta
Porque ya se marchaba de este mundo
la Chabela que caminaba.
                                                                                             Wilmer Barreto.
                                                                       Carache, 25 de Julio de 2005
Elocuencias de mi Don Benitez

Titulo: A la Mártir Chabela
Autor: Carlos Manuel Benítez Gonsález (Hermano del Artista Plástico +Rodolfo Minumboc)
Expuesta en la Muestra “450 Años de Carache, Una Historia Eclesial” 2010 
Por las calles de mi pueblo
Deambula día, a día
Y el transeúnte  a su presencia
De ella no molestaba
Y aquel ser  todos los veían
Pues, el tiempo pasa y pasa
Y el peregrinar,ella sigue
Y su cuerpo envejeciendo
Y la caridad piadosa
Que desde el cielo, Dios mira
Al que bien hace, consigue
La paz que en su ser revive

Del tiempo que se mantuvo
Por su largo trajinar
Nadie de sus familiares
Ni uno, le pudo auxiliar
No era, que no los tenía
Ni lo quería demostrar
Y el pobre cuando es muy pobre
Todos suelen despreciar
Sin darse cuenta que arriba
Está el Padre Celestial
Que a sus hijos el no olvida
Porque allá, en su trono está
Hagamos bien sin fijarnos
Porque en el libro de la vida
El nota, nos tomará
Sabiendo que la misión
Es pasar por esta  tierra
Y de ella, nada llevar
Que a resumidas cuentas
En polvo convertiremos  todo
Menos en la eternidad

El alma que humilde fue
De la mártir peregrina
Que hoy le recordamos todos
Aunque no fuera su estima
Porque Dios allá en el cielo
De nadie, el escatima
Por eso  busquemos
¡Caramba! Leer la Biblia
Paz, a Chabela
             Coplero Amigo Atte.
Mi Don Benítez 2010

Titulo: Un Ángel solitario por las calle “chabela” personaje popular de Carache
 Autora: Carmen Elena Núñez
Expuesta en “450 Años de Carache, Una Historia Eclesial” 2010 
Abro estas lineas para ti Chabela
Porque aun sobrevive un ángel solitario por las calles
Es tu espiritu que prosigue latente,
Caminadora de soñadores,
Tú destino pareciera que prosigue murmurando soledades
Por las travesías de este valle.

Tu recuerdo se plasma en la añoranza del ayer
Vivirás eternamente en la memoria de tu pueblo
Como un ángel solitario en elregosijo del recuerdo
Asi transitaste por el valle de San Juan
Después de tanto naufragar
Conocistes la Esperanza en esa etapa crucial
con loable privilegio “Fundadora de un hogar”
aferrada al silencio y a la soledad

Esa imagen misteriosa que quisimos explorar
Desafío y soledad te solieron embriagar
Abandono frustración, tristeza reflejaba tú ser
Enesas corrientes divagó tu alma
Bienaventurada ya eres porque conocistes la Esperanza

Un ángel que con dos alas valientes sobrevicía
Una guiada por la fe, y otra por la valentía
¡cuantas lunas lloró tu corazón!
Esa Casa del Anciano
Fue tu cuna de amor y protección.

Mujer que piso nuestras calles,
Bañó con sus ojos, el templo de Dios
Comulgando humildemente, su promesa de amor
Un corazón que palpitó hasta el final
Solo queda decir que ya nuestro Padre
Te brindaba el mejor mundo; eterno y celestial;
Después de una vida desolada e ignorado por la sociedad
Felizmente fuiste un ángel solitario en ese naufragar
Con su huellas y tristeza de humilde peregrinar.

Calena Núñez 2010


Información recopilada por Yolanda González 2011
Publicación sitio web: Carlos Rodríguez Arrieche 2011
http//:chabela-carache.blogspot.com